Calidad de vida…

Resulta curioso, o puede que no. Pero sin duda nuestra calidad de vida depende mucho de los compañeros de trabajo. Y toma mayor importancia si el trabajo que desempeñamos es parte de un todo, como los sistemas. 

Yo me dedico a eso, a los sistemas.

Un sistema puede ser simple, pero la gran mayoria son muy complejos. Y creo que a veces es  mas complejo el entorno en el cual el sistema crece o se desarrolla, que en el que produce. Menciono esto dado que la complejidad que un sistema abstrae es invaluable. Pero este valor tiene un costo muy alto, tanto en dinero, como tiempo y en el caso de los mortales, de vida. Mientras el sistema se desarrolla, una vez que esta produciendo es diferente.

Dejando a un lado mi penosa cuasi-definición de un sistema, me permito pedir calidad de vida.

Recuerdo que mi maestro, mi sensei, una vez me dijo de manera textual: “Get a life”. Le hice caso. Pero no deje de trabajar.

Resulta que desafortunadamente, el tiempo que dispones para tener una vida no depende de ti. Muchos pensaran que soy un pendejo por escribir esto, pero creo que se engañan.

Solo hay que pensar por un momento que hariamos sin nuestro empleo. A lo mejor consigues otro, puede que no. Pero la vertdad no puedes vivir sin trabajar. A menos que tengas dinero. Y si estas leyendo esto, sin duda no lo tienes 🙂

Ahora me encuentro viviendo una doble vida en el trabajo. Acabo de terminar una semana de 83 horas de trabajo. ¿La causa? No lo se. Así es, no lo se.  A estas alturas ¿que importa?, sigo trabajando. Corrijo, detecto, me enojo, me frustro, me recrimino, me regaño…

Estoy harto, hastiado. ¿que puedo hacer?. No lo se ahora, ¿escuchar musica?, no se… 

Deliro, me mareo, maldigo, me arrepiento…. Mierda… Ya no quiero, quiero mas… Quiero otra cosa, quiero de lo mismo. joder no me pongo de acuerdo…

Tu eres, de ti depende mi calidad de vida, ¿porque no terminas? ¿porque lo haces mal? ¿que hago mal?. Piensa. Te pido demasiado.